Se acerca la Navidad, las cenas en familia y el momento de decorar nuestras casas con adornos como el árbol, las luces o las plantas navideñas. Hoy hablaremos de precisamente esto último, es decir, de un arbusto que se usa como elemento decorativo en esta época tan señalada.

Quédate con este nombre, acebo.

Estamos totalmente seguros de que, aunque no hayas tenido este arbusto en casa, lo habrás visto decorando escaparates de tiendas e incluso en casa de tus vecinos.

El acebo es una de las plantas navideñas más usadas para decorar estancias interiores. Destaca por sus hojas verdes brillantes, de borde espinoso y, sobre todo, por los frutos rojos que produce. En este post del blog aprenderás todo sobre el acebo.

Dicho esto, ¿empezamos?

Acebo: Qué es y qué características tiene

Nombre científico   Ilex aquifolium L.
Nombre común   Acebo
 Clase   Magnoliopsida
 Familia   Aquifoliaceae
 Origen   Arbusto perennifolio orignario de Europa

El acebo es una planta, conocido científicamente como Ilex aquifolium, es un pequeño arbusto de desarrollo lento que puede alcanzar los 10 metros de altura cuando se dan las condiciones adecuadas de cultivo.

Actualmente, se distribuye por todos los continentes, siendo Asia y Europa las regiones predominantes. El acebo se puede encontrar formando parte de sotobosques de robledales y hayedos.

Su tronco es recto, con porte piramidal y gran número de ramas. Es liso, de color verdoso al principio de su cultivo, tornándose grisáceo con el paso del tiempo.

Las hojas de acebo son perennifolio y sus bordes son espinosos.

¿Y esto que quiere decir? Pues que las hojas se mantienen en el arbusto durante todo el año, siempre verdes incluso en la época de seca. Estas hojas destacan por su tonalidad verde brillante.

Además, son coriáceas, simples, pecioladas y se desarrollan de forma alterna. Son ovaladas y cuentan con márgenes dentados que las hacen muy decorativas.

¿Y las flores?

El acebo es un arbusto dioico, es decir, tiene ejemplares femeninos y ejemplares masculinos. Las flores son unisexuales, independientemente del tipo de ejemplar que sea, de color blanco y de muy pequeño tamaño. Carecen de interés ornamental alguno.

Si por algo destaca este pequeño arbusto es por sus frutos. Como quizás ya sepas, el acebo produce frutos de color rojo brillante, carnosos y muy decorativos. Maduran en invierno y se mantienen en el árbol durante mucho tiempo (normalmente todo el invierno).

Pero ojo, son muy tóxicos y no se recomienda su consumo.

Los usos del acebo

Tal y como hemos dicho anteriormente, el acebo destaca por sus aplicaciones decorativas. Es una de las plantas más usadas como adorno navideño, gracias en gran parte a sus frutos de color rojo.

Pero no solo se usa para decorar una estancia o un jardín, también para:

  • Medicinal: en el pasado, el Ilex aquifolium se empleaba como medicina natural tradicional. Sus hojas contienen propiedades como la ilicina, la dextrosa o la cera. En la antigüedad, estas hojas se cocían teniendo como resultado una infusión.
  • Ebanistería: su madera es muy apreciada en ebanistería pues es dura y compacta. Es muy sencilla de trabajar y se emplea para fabricar herramientas, culatas de arma de fuego o en tornería.

En la actualidad, en muchos países, el acebo se considera una especie protegida. España es uno de ellos.

Cuidados del acebo: Requisitos

En este apartado del blog te enseñaremos cómo cultivar el acebo. Te explicaremos cuáles son los factores más importantes y qué es lo que deberás tener en cuenta para plantar este arbusto.

Ubicación, mejor exterior

Muchas veces pasamos por alto el estudio de la ubicación. La mayoría de las plantas requieren estar ubicadas en un lugar específico para desarrollarse adecuadamente y el acebo no iba a ser menos.

Este arbusto prefiere estar cultivado en zonas exteriores y es capaz de crecer incluso en climas fríos. Cuando vayas a plantarlo en tu casa, hazlo en tu jardín o en la terraza, pero, si vives en un área calurosa, mejor resguárdalo dentro.

Busca una zona en la que pueda crecer sin limitaciones de espacio y en la que se pueda ver en todo su esplendor.

La luz

El acebo prefiere estar en zonas de semisombra. Le gusta que le llegue luz natural pero nunca de forma directa, sobre todo en verano y en las horas del mediodía.

Es la especie ideal para plantar bajo un árbol del jardín.

El suelo y el drenaje

Requiere estar plantado en terrenos ricos en nutrientes y materia orgánica. Además, debe drenar bien el agua de riego, pues no tolera los encharcamientos. Para ello, es aconsejable colocar piedras en la tierra para ayudar a filtrar.

También se debe abonar de ver en cuando.

Humedad

El acebo necesita que haya cierta humedad, tanto ambiental como del suelo. El terreno no se debe dejar secar entre riego y riego.

Recuerda, el acebo no tolera los encharcamientos.

Los riegos

Como otras especies analizadas en este blog, el acebo se debe regar muy regularmente en los meses de más calor (verano). Sin embargo, en invierno se deben reducir y hacerlo 1 vez por semana.

No mojes las hojas, las ramas o las bayas. Echa agua directamente en la tierra.

La poda

El acebo tolera muy bien la poda (mantenimiento y formación), de hecho, es muy habitual usarlo como seto decorativo.

Elimina aquellas partes que veas en mal estado o enfermas. Hazlo durante el otoño o invierno y usa para ello herramientas desinfectadas y que corten bien.

Para darle forma, corta aquellas ramas que sobresalgan mucho de la forma del arbusto. Haz este corte justo por encima de los nudos y trata de dejar intactos estos últimos.

¡Comparte este artículo!