Volvemos un día más para hablarte de una especie que aportará belleza y su toque tropical a tu hogar. Se trata ni más ni menos que de la kentia (conocida también como palma), una de las palmeras más utilizadas para la decoración de interiores.

Esta especie tan bonita destaca principalmente por sus largas hojas.

Si quieres descubrir de donde procede, cuáles son sus características más destacadas y qué cuidados necesita, tenemos el artículo perfecto para ti.

¿Empezamos?

¿Qué es la kentia?

La kentia, cuyo nombre científico es Howea forsteriana, es una palmera de origen australiano, pues es nativa de la Isla de Lord Howe, situada en Oceanía.

Suele ser una de las primeras opciones a la hora de decorar estancias, ya que su altura y sus frondas en forma de arco la convierten en una especie tremendamente atractiva. Además, si cuidas bien de ella, alegrará tu hogar durante muchos años.

¿Cuáles son sus características?

Nombre científico Howea forsteriana
Nombre común Kentia
Clase Liliopsida
Familia Arecaceae
Género Howea (Kentia)
Distribución La kentia es originaria de las zonas tropicales, aunque puede llegar a soportar los 5ºC por poco tiempo.

Junto con la Howea belmoreana, es una de las dos únicas especies que se conocen del género Howea. Esto lo trataremos más en detalle en un apartado posterior.

¿Y cómo crece la kentia?

Entre sus principales características, debes saber que no precisa una gran iluminación para su desarrollo. No obstante, si tienes pensado cultivarla como planta de interior, necesitarás contar con un espacio bastante amplio.

Ten en cuenta que esta palmera puede llegar a superar los 3 metros de altura ¡Y eso no es nada! En sus orígenes, la kentia es capaz de alcanzar los 9 metros. Es una planta de crecimiento lento.

Produce una inflorescencia que se manifiesta como una serie de espigas unidas a la base del tallo que tienen varios recovecos. Dentro de esos pequeños espacios, pueden observarse unas flores de color blanco.

Sin embargo, para que la floración de la kentia sea posible, la palmera necesita el clima tropical característico de sus orígenes.

¿Y sus hojas?

No podemos negar que una de las principales señas de identidad de esta planta son sus largas hojas. Por lo general, llega a desarrollar alrededor de unas cinco, segmentadas cada una de ellas en múltiples foliolos. Cuando nace una nueva, lo más probable es que la fronda más mayor se seque para cederle su puesto.

Las especies de kentia

Como ya te comentamos, a día de hoy solo se conocen dos plantas dentro del género Howea: H. forsteriana y H. belmoreana. Ambas son muy similares, pero podemos señalar algunas diferencias que te ayudarán a diferenciarlas.

  • Howea forsteriana: Es la especie a la que dedicamos el post de hoy. Sus foliolos son más erguidos que los de su compañera, y su inflorescencia tiene hasta un máximo de cinco espigas, las cuales surgen de una misma base. Finalmente, podemos apuntar que el raquis de sus hojas es menos erguido.
  • Howea belmoreana: Es la segunda especie de Howea. Podemos distinguirla de la primera por la forma de sus hojas, las cuales tienen forma de ángulo debido a su curvatura. Además, su inflorescencia es de una sola espiga y el raquis tiene forma de arco.

Los usos de la kentia

Como ya sabrás a estas alturas del artículo, esta planta puede utilizarse para la ornamentación de estancias interiores. Sin embargo, si las condiciones climáticas bajo las que resides son templadas, también podrás aprovecharla para decorar tu jardín o tu terraza.

Podríamos decir que se trata de una planta muy versátil. Su belleza hace que encaje a la perfección en cualquier rincón.

Cuidados de la kentia

No es una especie difícil de tratar, pero en su cuidado influirán mucho las temperaturas y las estaciones del año. En cualquier caso, debes saber que, al ser de crecimiento lento, tardará unos años en convertirse en una planta frondosa y ciertamente llamativa.

Que no te preocupe su mantenimiento. Como podrás comprobar a continuación, los cuidados son básicos. Con un poco de paciencia y siguiendo las recomendaciones que te damos, tu kentia crecerá vistosa y bonita.

Ubicación, donde haya un poco de luz

Lo primero que debemos hacer es tener muy claro donde la vamos a situar, pues esta palmera es especialmente sensible a los cambios de iluminación.

No hace falta que esté totalmente expuesta. De hecho, ni siquiera es recomendable que reciba luz de forma directa si el ejemplar tiene menos de 5 años.

Pero recuerda: se trata de una planta, y como tal, hace falta que reciba una dosis para que sus hojas se mantengan brillantes.

Además, ten presente que, debido a su crecimiento lento, seguramente necesitarás trasplantarla a otro recipiente al cabo de dos o tres años

Abono de la kentia, usa fertilizantes para palmeras

Por su versatilidad, puede adaptarse a cualquier tipo de terrenos, pero te recomendamos que la cultives sobre suelos margosos, aplicando fertilizantes específicos para ello.

Al ser una palmera, la kentia no se encuentra entre las especies más capacitadas en lo que a absorber nutrientes se refiere. Por esta razón, no debes aplicarle abonos foliares.

Además, es importante tener en consideración la edad del espécimen, pues las hojas de los ejemplares adultos son propensas a teñirse de amarillo y secarse. Si se da el caso, puedes probar a abonarlas una vez al año con potasio y magnesio.

Temperatura y riegos

Dependerá de la estación y las temperaturas bajo las que nos encontremos. 

En los meses más fríos, la temperatura debe oscilar en torno a los 15ºC. Debajo de esta cifra, la planta corre el riesgo de no crecer más.

Si por el contrario la estancia donde la ubicarás supera los 15ºC, deberás regar la planta con más frecuencia para mantenerla bien hidratada.

En primavera y verano, por su parte, la temperatura ideal sería aquella que llegue a los 21ºC, por lo que una vez más, mantenerla húmeda deberá ser tu prioridad. Riega la planta y rocíala cada dos semanas con un fertilizante líquido.

A mayores, si tienes pensado cultivar tu kentia en interiores, te aconsejamos que la riegues con agua clara una vez al mes.

¿Por qué?

Con esto ayudarás a neutralizar la acumulación de minerales en el terreno, un hecho que a menudo suele darse en las plantas de interior.

Poda: Deshazte de las hojas secas

La kentia no se poda, lo cual no implica que debas descuidar la estética de la planta.

Según se vayan secando las hojas, elimínalas, pues de permanecer en la planta, podrían desembocar en enfermedades o atraer parásitos.

Y por supuesto, ten cuidado de no dañar el tallo cuando cortes las hojas, ¡pues solo tiene uno!

Plagas y enfermedades de la kentia

Por muchas precauciones que tomemos, siempre estará el riesgo de que nuestra planta sea víctima de enfermedades y plagas. En el caso de la kentia, debes tener especialmente en cuenta las siguientes:

  • Arañas rojas: Estos arácnidos son ya viejos conocidos en nuestro blog. Las arañas rojas llegan a la planta atraídas por sus hojas. Son comunes sobre todo cuando hay mucha humedad. No son difíciles de identificar. Si encuentras telarañas o marcas grises en la kentia, habrá llegado el momento de utilizar un insecticida.
  • Moteado de las hojas: Probablemente una de las enfermedades más comunes de este género. Se le llama así porque se manifiesta como una hilera de manchas pardas a lo largo y ancho de la kentia. El origen radica en los hongos Cylindrocladium, por lo que deberás aplicar tratamientos cúpricos para eliminarlos.
  • Taladro: Esta larva, denominada así por su capacidad para excavar hoyos en el tallo de la palmera, puede causar daños graves. Además, esos agujeros que deja en la kentia no dejan de ser una puerta abierta a otras especies invasoras, bacterias y enfermedades. De nuevo, la solución en este caso serían los insecticidas.

Hasta aquí nuestro artículo para hoy. Esperamos que te haya servido para conocer mejor a la kentia.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

Características y cultivo de una especie.

ver más Fichas

¡Comparte este artículo!