Volvemos una jornada con una ficha de plantas cuyo protagonista seguro que te suena de algo.

Hoy, para amenizar este día de agosto, te contaremos todo lo que debes saber sobre el Prunus cerasifera, también conocido como Ciruelo rojo o Ciruelo mirobolano. ¿A qué sabes cuál es esta especie?

Precioso árbol de pequeño tamaño con follaje de color púrpura y flores de tonalidades rosas. El arbusto perfecto para decorar cualquier jardín.

En esta ficha descubrirás qué es el Prunus cerasifera, cuáles son sus características más importantes, sus usos más comunes y los cuidados que necesitará a lo largo de su vida. Una ficha completa que sin duda te ayudará a decantarte por la plantación de este árbol.

¿Empezamos?

¿Qué es el Prunus cerasifera?

Nombre científico   Prunus cerasifera
Nombre común   Ciruelo rojo, Ciruelo mirobolano, Cerezo de jardín
 Clase   Magnoliopsida
 Familia   Rosaceae
 Género   Prunus
 Origen   Europa (Centro y Este) y Asia (Centro y Sudoeste)

El Prunus cerasifera, conocido comúnmente como ciruelo rojo o ciruelo mirobolano, es una especie nativa de Europa y Asia. Cultivada principalmente como elemento ornamental del jardín debido a su preciosa apariencia y popular para la elaboración de mermeladas.

Este árbol es uno de los conforman el género Prunus, un género de árboles y arbustos al que también pertenecen el cerezo, el almendro o el albaricoquero.

¿Cuáles son sus características?

flor-prunus-cerasifera

El Prunus cerasifera es un arbusto de gran tamaño (o árbol pequeño) que destaca por su apariencia. De uso principalmente ornamental, esta especie puede llegar a alcanzar los 8 metros de altura si se dan las condiciones correctas de cultivo.

Desarrolla un gran número de ramas, abiertas y ascendentes, una corteza lisa y de color oscuro. Su copa es amplia y tiene forma esférica.

Pero, si hay algo que destaque en el Prunus cerasifera es su follaje y su floración.

hojas-prunus-cerasifera

Las hojas del ciruelo rojo son caducas, es decir, se secan y terminan cayéndose cuando llega la época de seca. Se desarrollan de manera alterna, son enteras o algo aserradas, con forma elíptica, lisas y de color púrpura.

Este Prunus ofrece la posibilidad de contar con un jardín lleno de contrastes y de preciosos colores. ¡De ahí su enorme popularidad en ornamentación!

¿Y sus flores?

Tal y como te mencionábamos anteriormente, su floración es una de las razones para su cultivo. Sus flores crecen al final de las ramas, justo antes de la aparición del follaje, lo que le concede un enorme atractivo.

ciruela-prunus-cerasifera

Esta floración se produce a finales de invierno o principios de primavera. Y, aunque son de pequeño tamaño, presentan una gran belleza. De color rosado, abundantes, hermafroditas, de cinco pétalos y con estambres claramente visibles.

Sus frutos se parecen a las cerezas.

Son drupas de aproximadamente 2-3 cm de longitud, de color rojo oscuro, comestibles y cuyo periodo de maduración abarca desde el verano hasta comienzos de otoño.  

Los usos del Prunus cerasifera

A estas alturas del artículo ya te podrás imaginar cuál es el uso principal de este arbusto, pues su apariencia tan destacada así lo ha provocado. El Prunus cerasifera es una especie muy popular en decoración de jardines.

Gracias a su temprana floración y sus hojas de color púrpura, este arbusto ofrece una explosión de color que sin duda hará las delicias de cualquier amante de la jardinería. Y si lo plantas cerca de especies verdes, su atractivo aumenta considerablemente.

En la actualidad, se han desarrollado un gran número de cultivares, entre los que destacan el Prunus cerasifera ‘Pissardii’ y Prunus cerasifera ‘Nigra’.

Suelen plantarse de forma aislada o en grupos para formar setos, son perfectos para jardines pequeños. Además, se emplean en parques y calles urbanas, ya que resisten muy bien la contaminación de las ciudades.

¡Y no solo se usa para la ornamentación!

Sus frutos son comestibles, maduran en verano y tienen muy buen sabor. Además, esta fruta también se suele emplear para elaborar mermeladas y jaleas.  

Los cuidados del Prunus cerasifera: Todo lo que debes saber

Y llegamos al apartado de esta ficha de plantas más temido: el cultivo de la planta. A estas alturas, sobre todo si nos has estado siguiendo a lo largo de este tiempo, sabrás que no hay cultivo imposible.

Sea la especie que sea, por muchos cuidados que necesite, su mantenimiento o su plantación no es una misión titánica, imposible de llevar a cabo. Con paciencia y tacto, la planta crecerá sin prácticamente problema.

El Prunus cerasifera no es una excepción.

De hecho, este pequeño árbol se caracteriza por tener un bajo mantenimiento y una gran resistencia. Con que tengas en cuenta lo que te vamos a contar, seguro que tu ciruelo rojo se desarrollará correctamente,

regar-planta

Dicho esto, ahí van los cuidados que necesita:

  • Ubicación: como te hemos dicho en el apartado anterior, este arbusto es perfecto para cultivar en jardines de pequeño tamaño, pues no suele crecer más allá de los 7-8 metros. Además, dada su resistencia a la contaminación, se puede ubicar en espacios urbanos. Prefiere una plantación a pleno sol o en su defecto a semisombra (sobre todo si el clima es muy caluroso).
  • Luz: este Prunus necesita una exposición a pleno sol para crecer adecuadamente. Y, como te hemos mencionado, puede llegar a desarrollarse a semisombra.
  • Suelo: en cuanto al tipo de suelo, el ciruelo rojo es poco exigente. Pese a ello, prefiere terrenos profundos, con un buen drenaje, arcillosos y ricos en materia orgánica.
  • Riegos: resisten bien ciertos periodos de sequía, por lo que los riegos deben ser moderados. Es mejor regar de menos que de más, ya que no tolera los encharcamientos de agua.
  • Abonos: con que se abone una vez al año es más que suficiente. Para ello, usa materia orgánica como compost o humus.
  • Poda: requiere una ligera de poda de formación, sobre todo si ya tiene más de 2 años. Con esta poda le darás la forma deseada y rebajarás las ramas más viejas. Además, debes llevar a cabo una ligera poda de mantenimiento una vez al año y retirar ramas cruzadas, madera muerta, chupones y zonas en mal estado. Si esto lo haces bien, estarás incentivando la floración.
  • Multiplicación: el Prunus cerasifera se puede multiplicar por semillas o esquejes, siendo esta última la técnica que ofrece mejores resultados.
  • Plagas y enfermedades: es muy resistente a las plagas y enfermedades, siendo lo más preocupante un mal cultivo. Si te excedes con el riego, es posible que aparezca algún hongo que termine por pudrir las raíces. Además, ten especial cuidado de los pulgones.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy.

Esperamos que te haya servido de ayuda a la hora de plantar una bonita especie en el jardín. Y, si ya tienes un Prunus cerasifera, que te haya servido para aprender algo más sobre esta especie tan especial.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

¡Comparte este artículo!